Preguntas frecuentes

Puedes incluir una nota de regalo o dedicatoria en el formulario de compra, una vez seleccionados los productos. Debes incluir los datos de envío así como su nombre, apellidos y teléfono de la persona a quien enviaremos la cheesebox.

Simplemente poniendo a esa persona con sus datos en la dirección de envío en el proceso de compra, una vez tengas el carrito preparado con tus productos Cheese&Chef.

Si quieres modificar una cheesebox incluyendo otros productos, envíanos un email a [email protected] con tu petición y te prepararemos tu cheesebox personalizada. Siempre y cuando la compra sea de al menos 30 unidades.

Todos nuestros quesos cumplen con todas las garantías sanitarias alimenticias, aunque te recomendamos que consumas los pasteurizados. Puedes ver si un queso es pasteurizado o no en su ficha correspondiente en nuestra web.

La mayoría de la lactosa se va con el suero en el proceso de elaboración de queso, y la que permanece en el queso en las primeras etapas de maduración se transforma totalmente en ácido láctico, por lo que los quesos madurados están libres de lactosa.

No obstante, al ser nuestros productos artesanos, no hacemos una medición de cada queso de manera individual. Lo cual supone no poder afirmar lo anterior a efectos de sanidad.

Por supuesto. El vino no es la única bebida que va bien con el queso, sin romper la norma, son también posibles otros tipos de maridaje; el del queso y la cerveza. En líneas generales se puede afirmar que existen algunas afinidades interesantes con los quesos de vaca. Sin embargo, no todos los quesos de vaca combinan la cerveza con igual acierto. Los suaves de pasta blanda encuentran su maridaje en las cervezas ligeras, los de vaca añejos combinan bien con las negras, y los quesos de corteza enmohecida van bien con las cervezas aromáticas.

Los quesos de oveja, de cabra y los azules no encuentran en la cerveza el maridaje perfecto.

Puedes consumir cualquiera de nuestros quesos sin preocuparte. La grasa de la leche tiene cantidades bajas de ácidos grasos trans de origen natural. Se ha evidenciado que el consumo de queso reduce los niveles de triglicéridos en sangre e incrementa el HDL-colesterol , o colesterol bueno. Trabajos recientes han demostrado que un consumo de queso normal no altera indicadores de riesgo cardiovascular, e incluso un aumento de consumo puede dar lugar a una reducción de dicho riesgo.